Volvemos al Cabriel

De vuelta de nuevo por este maravilloso río

Metiéndola en la sacadera. La pesca con mosca    Hoy hace mejor día que la semana pasada y además no he madrugado tanto, llego al río sobre las nueve y media de la mañana, y una vez vestido para la ocasión, me pongo en marcha, esta vez no ando río abajo por que voy a pescar el tramo libre sin muerte del Cristinas, muchos de vosotros ya lo conocéis, yo también lo conozco pero la ultima vez que estuve aquí, hace como más de veinte años, así que para mi es algo relativamente nuevo.

 

    Empiezo debajo del puente de la carretera con dos ninfas muy pequeñas, aun no he visto por ahora ninguna actividad en la superficie, voy haciendo lances subiendo poco a poco hasta que tengo una picada, una trucha de unos veinte centímetros a la que le gusto mi ninfa, bueno empieza bien, sigo tentando río arriba hasta que llego al mismo puente, ni una picada más, debo salir del río para rodearlo ya que hay bastante profundidad.

 

Barbo capturado con ninfa en río CabrielEncima ya del puente hay una plancha con un poco de curva bastante plana con agua semi parada, me quedo un momento a observar a ver si veo alguna cebada, pero no, así que continuo con mis ninfas bien agachado desde la orilla por que es un tramo que es más para pescarlo a seca que para el aparejo que llevo, no enredo mucho y sigo ascendiendo el río, llego a unas corrientes y en la salida se ensancha un poco el río y forma una vadera con aguas planas en las que diviso de lejos unos peces bastante majos, me voy acercando y me doy cuenta que son barbos, pienso, bueno pues a falta de truchas buenos son los barbos, quito una de mis dos ninfas y la cambio por una “San juan”  una mosca que imita a una lombriz, hago varios lances y al cuarto o quinto me pica uno, pero de los pequeños, y encima lo cojo con la ninfa, no con la San Juan, vaya, lo suelto, sigo insistiendo y nada, los grandes no quieren picar.

 

    Paso las corrientes pescando y sigo sin tener respuesta de las pintonas, no se, si hace tan buen día, ¿que pasará aquí, es que no hay truchas?, pienso, y sigo intentándolo, llego como a un pequeño azud en el que se divide el río en dos y en la parte derecha Azud, Comienzo del coto de Cristinas, Río Cabrielforma una pequeña poza, desde el centro sin casi meterme en el agua vuelvo a lanzar, al tercer lance, clavo otra, esta un poco mas grande, muy luchadora y preciosa, de unos 28 cm. la suelto, vuelvo a lanzar y tengo varias picadas de las que no soy capaz de sacarlas, muy astutas estas truchas, así que después de haber pinchado unas pocas sigo para arriba, saco alguna más y ya llego al azud en donde termina el libre sin muerte y empieza el coto de Cristinas.

 

    Para mi sorpresa, me encuentro con otro pescador, claro, como me iban a picar a mi si ya había pasado un pescador delante, llego a donde esta él, nos saludamos y nos ponemos a hablar, el  había sacado mas de una docena de peces, y claro a mi me dejó los más despistados, me hace un hueco allí en el azud donde estaba pescando él, y nos ponemos a pescar, saco un par de truchas más con las ninfas y cambio de sistema, ya que veo que el estaba pescando a seca y le iba bastante bien, ya eran las dos y pico de la tarde, sacamos algunos peces mas y fin de la jornada, de vuelta al coche por la carretera y cada uno a su casa.

   Gracias por visitar este blog, espero que os haya gustado la batallita, hasta pronto.

La pesca con mosca

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo o dar tu opinión dejándonos un comentario, gracias.

Deja un comentario