Relojes de pescador

    Hola de nuevo amigas/os pescadoras/es,

Hoy quería contaros una anécdota que me pasó hace muchos años relacionada con las tablas solunares, bueno, no exactamente con las tablas sino con los relojes de pescador.

La pesca con mosca

    Estaba participando en una competición de pesca, un campeonato autonómico, concretamente en Ansó, en el río Veral, y me tocaba pescar la segunda manga de la mañana, de las doce hasta las dos de la tarde, cuando llego a mi puesto que era el número uno de los veinticuatro tramos marcados, lo digo por que de mi tramo para abajo ya empezaba la parte libre.

 

    Había un señor allí cerca del comienzo de mi tramo que estaba paseando al lado de su coche, en fin, le saludo y nos ponemos a hablar, le Pantalla de reloj de pescador que indica la actividad de los pecespregunto, ¿conoce usted la zona?, a lo que me responde que si, ¿que estáis, de concurso?, me pregunta él, le digo si, ¿que tal es este tramo?, me dice que es bueno todo el río que no me preocupe…

¿usted no pesca? le pregunte yo, me dijo, si claro que pesco pero hoy no picaran hasta las dos menos veinte…

¿queeee?, por educación no me eché a reír, pero le dije, vaya, si que conoce usted la zona bien para saber eso, ¡no!, no es por la zona, es por mi reloj, ahora ya si que me dejo perplejo, ¿como que su reloj?, ¿es que es mágico?, ja-ja se rió, no, es un reloj de pescador que se basa en las tablas solunares e indica que momentos del día va a haber mas actividad, ¿eso es verdad?, ¿usted cree en eso?, le pregunte yo, ¿si creo?, hoy tal como te he dicho te empezaran a picar a las dos menos veinte, ya me lo dirás, me dijo muy convencido. Bueno, ahí se acabo la conversación, me despedí de él por que empezaba ya mi turno de pesca.

 

    Empiezo a pescar, y sin tener ninguna picada voy ascendiendo por el río, pasa una hora y yo seguía sin tener picadas, pienso ¿sera verdad lo que me ha dicho este señor?, por que ya sabéis lo que pasa cuando no pican, uno se pone a pensar en muchas cosas, algunas de ellas hasta son muy extrañas, pero bueno, yo a lo mio, sigo pescando o por lo menos intentándolo, por que ya era la una y media y mi contador de truchas seguía a cero, pasa un poco más de tiempo y unos metros mas arriba veo una trucha que se ceba, miro el reloj y las dos menos veinte, “la madre que lo pario” (en buen sentido) a ver si va a tener razón este hombre, así que nada me acerco un poco más hasta llegar a una buena posición, le lanzo mi mosca y la clavo, se la entrego al controlador y sigo pescando, desde ahí hasta las dos me dio tiempo de sacar cuatro truchas más, y ya se me acabó el tiempo y la manga.

 

    Nos vamos a comer todos los pescadores y en la comida le comento a mi amigo lo que me había pasado, y me dice yo no he pescado esta segunda manga pero al que he controlado le han picado a ultima hora y ha conseguido sacar tres, es decir yo pensaba que hacia cero pero al final se le han puesto.

¿Que pensáis vosotros de esto?, sera casualidad, yo soy una persona bastante excéptica y no creo mucho en las casualidades pero era innegable que ese hombre tenia su parte de razón.

La pesca con mosca, relojes de pescadorAhí quedó la cosa, una vez ya en casa no dejaba de pensar en este asunto, así que mire por ahí, pregunté y fui a una relojería de un amigo, le conté lo que me había pasado y me dijo, yo no se si funcionará pero yo he vendido unos cuantos relojes de esos, ¿si?, le pregunté mas sorprendido aún, a ver, enséñamelos, me los enseñó, vi uno que me gustó y me lo compré.

         

    Los días y las semanas siguientes que íbamos a pescar, mi compañero me preguntaba así un poco en cachondeo, ¿que dice el reloj, pescaremos hoy o no? yo le decía , el reloj dice que a tal hora hay máxima actividad, y tengo que decir, que aunque siga sin creer en esto, que la mayoría de las veces ha funcionado, y será una incongruencia pero hoy en día sigo llevando mi reloj de pescador, no el mismo por que ese ya se desgastó mucho la goma de la tapa, y aunque aún funciona, la última vez que fui a cambiarle la pila me recomendó el relojero que no lo metiera más en el agua.

    Nada más, sacar vuestras propias conclusiones, yo os he contado las mías. Espero que os haya gustado este relato. Hasta pronto.

La pesca con mosca

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo o dar tu opinión dejándonos un comentario, gracias.

Deja un comentario